sábado, 17 de enero de 2015

Mala Ciencia: 2) La gimnasia cerebral


¡Hola a tod@s!

Seguimos con la tercera edición de #TertuliasCiencia y hoy nos adentramos en el segundo capítulo titulado “La gimnasia cerebral” del muy recomendable libro “Mala Ciencia”. En él, Goldacre explica y critica con fundamento diferentes estrategias que utiliza la pseudociencia para hacernos creer que aquello que promete realmente funciona. Para explicarlo, utiliza el ejemplo de la llamada “gimnasia cerebral” (Brain Gym).         

La “gimnasia cerebral” hace referencia a una serie de movimientos y ejercicios patentados que prometen mejorar en niñ@s la habilidad de aprendizaje y ayudar a que el cerebro funcione en su máximo rendimiento. Originariamente, la “gimnasia cerebral” fue desarrollada por el Dr. Paul Dennison en los años sesenta y, a pesar de ser una pseudociencia, en países como Inglaterra, Brain Gym está patrocinada por las autoridades locales y financiada por el Estado y, no os lo perdáis, la formación necesaria para aplicarla cuenta como crédito curricular para el profesorado. Además, Goldacre apunta que es una práctica extendida en miles de escuelas públicas.    

Para asimilar lo preocupante de esta situación reproduzco literalmente un fragmento del libro:

El mismo profesor que explica a sus alumnos que el corazón bombea sangre a los pulmones y, luego, al resto del cuerpo, está contándoles también que, cuando hacen el ejercicio bautizado como Activador de Energía (uno de los movimientos coordinados que propone la “gimnasia cerebral”), se favorece una mayor capacidad de comprensión y de pensamiento racional. Asusta aún más pensar que ese mismo docente estuvo sentado durante toda una clase escuchando y aprendiendo ese tipo de estupideces de boca de un instructor de Brain Gym sin cuestionarlo ni poner en duda sus palabras.  

Los defensores de la “gimnasia cerebral” también tienen una especial obsesión por el agua, ya que aseguran que cuando se retiene un rato en la boca antes de tragarla, se facilita su absorción desde allí hacia el cerebro.

Una vez explicado en qué consiste la “gimnasia cerebral”, en el capítulo se detallan diferentes trampas que utiliza la pseudociencia para vendernos sus productos. Una de ellas es el abuso del lenguaje científico para intentar confundir a la gente. La clase de jerga científica que utiliza la “gimnasia cerebral” es del tipo: “aumento de la oxidación” o “formación reticular”. Este hecho se basa en que las personas nos creemos más fácilmente las explicaciones falaces cuando éstas se acompañan de terminología neurocientífica, que es meramente decorativa e irrelevante para la lógica de la explicación. Es decir, nos resultan más satisfactorias las explicaciones con la información neurocientífica, aunque ésta sea irrelevante y fraudulenta. Para explicar este fenómeno, Goldacre menciona que las personas tendemos a creer que las explicaciones más largas son las más propias de los expertos. Además, cuando se nos presentan detalles relacionados (aunque irrelevantes) como parte adicional de un argumento, éstos desvían nuestra atención y dificultan que recordemos el concepto principal. Por otro lado, no sabemos muy bien el motivo, pero las explicaciones del mundo de tipo reduccionista nos resultan más elegantes.   

Goldacre comenta que los ejercicios y descansos que propone la “gimnasia cerebral” en si mismos son buenos para los estudiantes en el sentido que los consejos que ofrece este método son sensatos: tomar un descanso de ejercicio para ayudar a concentrarse y beber abundante agua. Lo que sí ataca el autor es la pseudociencia subyacente a la “gimnasia cerebral”. La ciencia que usan para justificar el método Brain Gym no se fundamenta en ninguna evidencia y es completamente superflua en todos los sentidos excepto en el comercial. De esta forma, recomendaciones como la de beber agua de vez en cuando e introducir descansos para hacer algo de ejercicio que deberían estar al alcance de todo el mundo, se promocionan bajo un producto único y protegido por un copyright: Brain Gym®. Goldacre termina el capítulo reivindicando que el conocimiento científico es gratuito y pertenece al dominio público. También pone el ejemplo del “nutricionismo” como la corriente que hace descansar en los nutrientes aislados las propiedades que tienen los alimentos en su conjunto, sin tener en cuenta que el valor de un alimento se basa en el conjunto de nutrientes que contiene. Añado que aunque el “nutricionismo” no sea una disciplina científica seria, esto no significa que no existan los nutricionistas. En nuestro país el grado en Nutrición Humana y Dietética es una carrera universitaria de 4 años de duración y los profesionales que se dedican a ello son los Dietistas-Nutricionistas. Lo que está claro es que la nutrición y la alimentación han entrado en un caos, al igual que otras disciplinas científicas. Al margen de la charlatanería nutricional, tengamos claro que lo que debería hacer una persona normal y corriente para comer de manera saludable es lo que Michael Pollan publicó en su novela “El detective en el supermercado”: “Coma comida. No demasiada. Plantas en su mayor parte”.

A raíz de este capítulo, abro el debate científico con las siguientes preguntas:
  • ¿Por qué adornar las explicaciones  con información (neurocientífica) fraudulenta nos seduce a las personas a creer que se nos ha dado una explicación científica aunque no sea cierto? ¿Influye en ello nuestro nivel de conocimiento y bagaje formativo?
  • La sociedad en general tiene respeto ante la ciencia. ¿Cómo podemos motivar a la gente para que sea más escéptica y crítica frente a las noticias que cada día nos bombardean los medios de comunicación?
  • ¿Quién debe divulgar ciencia?
  • ¿La gente que divulga nos representa dentro de nuestra profesión? ¿Esto puede cambiar la imagen que tiene la sociedad sobre la profesión?
  • ¿La falta de sentido común por parte de la gente creéis que influye en que determinados colectivos se atrevan a vendernos productos cada vez más absurdos y sin rigor científico? ¿Qué soluciones creéis que serían las más oportunas?

Desde mi punto de vista, ante cualquier argumento que nos presenten debemos ser principalmente escépticos. Termino con un fragmento de un inspirador poema de Bertolt Brecht:
¡No te dejes convencer!
¡Compruébalo tú mismo!
Lo que no sabes por ti, no lo sabes.

¡Muchas gracias a tod@s!

Saludos,
Andreu Prados-Bo

PDT. Recuerda que si te apetece resumir algún capítulo, debes comunicarlo.

A la derecha tienes el calendario donde aparecen los que tienen "dueño".

64 comentarios:

  1. ¡Brutal resumen, Andreu! Menudo fichaje contigo para #tertuliasciencia. ¡Muchas gracias!

    Precisamente, la primera cuestión que planteas para el debate, es una de las que yo también tenía apuntadas. Ayer mientras leía esa parte en el metro, descubrí no sin cierto temor ¡que yo también hubiera picado si me dan información neurocientífica irrelevante! ¿Por qué?, fue lo siguiente que me planteé. Creo que voy "alocada" por la vida, y no pienso en todo lo que me dicen, también estoy acostumbrada a que en ciencia (o al menos en química) no entiendes todo a la primera, así que registras una serie de información que luego por medio del estudio puedes llegar a comprender. Y eso quizá entronca con tu segunda pregunta: ¿qué podemos hacer (y me incluyo) para ser más escépticos a nivel de sociedad? ¡Estudiar, contrastar la información!, o como dice el poema que nos has puesto para terminar el resumen ¡compruébalo por ti mismo!, que es lo que propone Goldacre con los experimentos detox del primer capítulo.

    Luego, mis pensamientos divergen de las cuestiones que planteas xD Me he quedado, por ejemplo, en que Goldacre, dice que si Brain Gym se limitara a proponer una serie de ejercicios sin atribuirles propiedades que no tienen, no sería malo (a pesar del problema de la comercialización del sentido común). Es decir, que el problema de la pseudociencia es que quiere elevarse al estatus de ciencia y se inventan una serie de afirmaciones "espirituales". Y aquí, soy muy fan de Chesterton, que usa a su personaje Father Brown para denunciar los trucos de magos/espiritistas/etc.: “That’s what I object to. I was just going to say that if it’s all a fraud, I don’t mind it so much. It can’t be much more of a fraud than most things at fancy bazaars; and there, in a way, it’s a sort of practical joke. But if it’s a religion and reveals spiritual truths- then it’s all false as hell and I wouldn’t touch it with a bargepole."

    Lo que me lleva a una duda que quiero plantear en estas tertulias para que me deis vuestra opinión: ¿os parece bien usar las pseudociencias como placebo? Mi duda viene de que cuando me suicidé homeopáticamente en verano, un simpático homeópata me acusó de que con mi suicidio no probaría que la homeopatía no funciona. Le contesté que efectivamente, mi suicidio no era una comprobación científica (no era doble ciego placebo ni había suficiente tamaño muestral), que era una protesta ante la propuesta de ley de regularizar "medicamentos" homeopáticos que no hubieran demostrado como el resto de medicamentos su efectividad frente a placebo. Un poco más adelante, mi familia me confesó que no entendía porque yo hacía esas cosas tan raras. Que sin ir más lejos, a mi abuela que tiene Alzheimer y llevaba una temporada quejándose de dolor en todos lados (sin tener nada), y después de llevarle a todos los médicos, le compraron pastillas homeopáticas y así dejó de quejarse. Yo me defendí diciendo que no estaba en contra de eso, porque ellos habían comprado esas pastillas sabiendo que no iban a hacer nada a mi abuela (ni bueno ni malo), que el problema viene cuando alguien con una enfermedad grave se piensa que se va a curar a base de agua con azúcar. Pero, ¿qué pensáis vosotros? ¿He favorecido con mi actitud la pseudociencia? ¿Cuál pensáis que debería ser la actitud que "ayudara" más a la sociedad? ¿Os parece ético quedarse con lo "bueno" (si es que lo hay) de la pseudociencia? :D

    De momento, dejo aquí mi comentario. ¡Volveré!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi opinión a si se deben usar las pseudociencias como placebo es que depende. Cuando se demuestre de que funcionan como placebo de la misma manera que los placebos que se utilizan en estudios clínico, entonces sí. Mientras tanto, para nada.
      Y no, creo que tu actitud no ha favorecido la pseudociencia. He vivido el caso de una persona que le dieron 2 meses de vida y que no podían hacer nada por él. Mientras le daban un tratamiento científico, empezó a tomar homeopatía, no arregló nada, pero el creía que le iba a quitar el dolor y estuvo más tranquilo hasta que murió, pero lo bueno es que no dejó de tomar el tratamiento médico. Lo peor es que aunque le dije que la homeopatía no iba a funcionar, le apoyé en su decisión. Y no sé por qué...

      Eliminar
    2. Planteas algo muy interesante. El efecto placebo (en el que se profundiza en el capítulo 5) está ahí y puede llegar a ser muy importante. Su efectividad depende de muchos factores, por ejemplo, el color de la pastilla o la propia actitud del médico ante el placebo. En el caso de los pseudo-remedios la efectividad estaría relacionada con la parafernalia asociada al asunto. Puedo entender que lo que funciona para unos no lo haga para otros que pueden identificarse más con determinadas características de la ceremonia. Por lo tanto, digamos que una pastilla de placebo que puede ser efectiva en cualquiera de nosotros puede no tener ningún efecto en alguien más afin, pongamos, al equilibrio de los chacras.

      En cualquier caso, soy de la opinión de que promover este tipo de soluciones empobrece a la sociedad en su conjunto. En definitiva se trata del mismo problema que la religión. Proporciona cierto alivio o seguridad a la gente que participa de ella pero a un precio bastante alto. Quizás la solución está en ir a la raíz del asunto. Es decir, si entendemos los mecanismos de funcionamiento del efecto placebo podremos activarlos sin necesidad de recurrir a subterfugios innecesarios.

      Eliminar
    3. Dolores, ¡muchas gracias por tus palabras! :) La verdad es que es un gustazo participar en #TertuliasCiencia. Estoy aprendiendo muchísimo leyendo todos vuestros comentarios.

      Estoy muy de acuerdo con lo que comentas al principio que en ciencia es difícil entenderlo todo a la primera, así que no nos queda otra que investigar y documentarnos por nuestra cuenta, movidos siempre por la inquietud y la pasión por la buena ciencia. Pienso que la clave consiste en ser curiosos y me refiero tanto a las pseudociencias como a las ciencias, ya que muchas veces en los papers científicos hay muchos sesgos, por ejemplo con la estadística, que hacen que los investigadores del estudio nos "manipulen" haciéndonos creer lo que plantean en las conclusiones.

      En relación a la pregunta que planteas sobre si la pseudociencia se puede utilizar como placebo, yo pienso que de entrada no, no me parece ético. Comparto íntegramente la opinión de Jorge. Ahora bien, en el caso de tu abuela que nos explicas pienso que tu actitud y la de tu familia no favoreció la pseudociencia, porque sabíais que la homeopatía es un fraude y no sirve para nada. Si a tu abuela le ayudó a quedarse más tranquila, genial. Imagino que tu abuela seguía con su medicación habitual, así que tomar homeopatía ni arregló ni empeoró la situación.

      Eliminar
    4. Gracias a todos por responder :)

      Me parece interesante lo que propone Gaspar de conocer el mecanismo de placebo para fomentarlo sin subterfugios. Lo que quizá aún está lejos de nuestra capacidad tecnológica actual :P

      Entonces mi pregunta adquiere otro matiz: ¿cómo razonar el efecto placebo con alguien que no puede razonar? En este caso, estoy pensando en mi abuela, que por el Alzheimer ha ido perdiendo facultades, y a la que ya no se puede explicar que en vez de dolor, lo que siente es celos o envidia porque otros familiares requieren ir al dentista o al médico y según su modo inconsciente de pensar están más atendidos que ella. Pero pienso que la pregunta, originalmente centrada en mi pobre abuela, se puede ampliar a otros casos: personas con problemas graves que se aferran a un clavo ardiendo, personas cerriles que aunque les presentes un millón de pruebas frente al "a mí me funciona" no les valen..., y un largo etc.

      Y además del caso de mi abuela se me han venido a la cabeza otros casos de amistades. Que recurren a flores de Bach, reflexología y ese tipo de cosas para superar el estrés y la ansiedad. Para mí está claro que si no puedes manejar la ansiedad y el estrés, debes recurrir a un profesional capacitado (hablo del psicólogo) y que si llegas a un extremo patológico, necesitarás que te receten medicación. Pero hay una especie de prejuicio social al psiquiatra/psicólogo y a la medicación convencional para trastornos psíquicos que hacen recurrir a la gente a las cosas más variopintas antes de asumir la gravedad del problema. El caso es que muchas veces me callo para no herir sensibilidades ni cargarme amistades, pero para mí NO está al mismo nivel la ayuda de un psicólogo profesional frente a que la reflexóloga te escuche antes de iniciar la terapia. Y me parece una verdadera lástima que sean personas que se dedican profesionalmente a la ciencia (es el ambiente en el que me muevo).

      Eliminar
    5. Hola Dolores,
      Tu caso me recuerda a otro caso cercano de un familiar. Al tener que cambiar de antidepresivos estuvo un mes en un centro especializado con visitas restringidas. Cuando salía de paseo siempre le daban dos pastillas y le decían que si estaba un poco nervioso que se tomase la primera y que si le daba una crisis muy fuerte y la primera no le hacía nada, a los 15 minutos se tomase la segunda.
      La primera era un ansiolítico, la segunda cápsula estaba vacía. Creo que ningún paciente llegó a tomar nunca esa segunda cápsula pero el hecho de saber que tenían una segunda opción les hacía ir tranquilos todo el camino. El efecto placebo funciona y creo que deberían comercializarse de alguna manera medicamentos placebo que los médicos pudiesen administrar en estos casos o al menos, que algunos médicos pudiesen darlos para pacientes así. Que tuviesen cápsulas baratas sin nada para casos extremos y pudiesen darle al paciente un frasquito con las mismas. Igual os parece una chorrada. De esta manera no tendrían que pagarse millonadas por un placebo. Lo malo de dar homeopatía aún sabiendo que es un placebo es que estás pagando a esas empresas, les estás ayudando en el negocio.
      El tema del placebo me fascina y José Ramón Alonso escribió este brillante artículo en su blog sobre el mismo. http://jralonso.es/2013/02/25/el-efecto-placebo-y-el-senor-enero/
      A ver qué opináis,
      Un saludín

      Eliminar
    6. Ah, se me olvidaba, supe que la segunda cápsula no tenía nada porque antes de devolverla, entré en el lavabo y vi que estaba vacía. Después se lo pregunté a la doctora que lo confirmó. ;)

      Eliminar
    7. El tema tiene mucha miga y creo que negar la administración de placebos en todos los casos es ir demasiado lejos. Comparto bastante la opinión de Laura: la diferencia creo que debe estar en que tiene que ser un MEDICO el que "recete" el placebo, es decir, que sea un profesional de la medicina el que opte por esta vía en función del cada paciente concreto. Está demostrado que en ocasiones funciona y, por este mismo motivo, no debemos rechazarlo de plano. Además, no es lo mismo utilizar placebos para tratar desórdenes psicológicos que para tratar una infección o curar un cáncer.

      Esto entronca con lo que comentábamos en el primer capítulo: los límites de la ciencia. Aún no se conoce con detalle el mecanismo neurológico del efecto placebo, pero existir existe.

      Cosa distinta es que un charlatán te venda una pastillita de azúcar sabiendo perfectamente que no tiene utilidad ninguna y con el solo afán de obtener un beneficio.

      Eliminar
    8. Dolores, lo del suicidio homeopático, fue una magnífica forma de llamar la atención sobre un problema, estoy de acuerdo en que no se demostraba nada, pero tengo la esperanza de que a alguien le llamase la atención la noticia y ese fuera el inicio de su escepticismo sobre la homeopatía. No sé de ningún caso, pero tengo esa esperanza.

      Sobre si está bien utilizar las pseudociencias como placebo: me da rabia que pueda haber gente que se enriquezca con engaños, pero dicho esto, y aunque preferiría encontrar otra solución, en esta vida se ha de ser sobre todo práctico, y me he encontrado gente que me dice: “sí, ya sé que la homeopatía es placebo, pero a mí me funciona”. Pues vale… no tengo nada más que decir, si se necesita una pastilla para activar una acción psicosomática… y además lo sabe (o el caso de tu abuela, que me parece aún más respetable) entonces, a pesar de los pesares, me parece bien.

      Buff, me gustaría comentar más cosas, pero tendrá que ser otro día.

      Besos!

      Eliminar
    9. Hola Dolores. Tu pregunta es compleja de responder. Una persona que tenga su capacidad cognitiva o emocional-afectiva alteradas no tiene plena competencia para poder decidir sobre un tema determinado, en el caso que nos ocupa el placebo. En casos así pienso que lo mejor es explicárselo a la persona que más admire el paciente, siempre sin ningún tipo de coacción para que la decisión sea lo más objetiva y proporcional posible en favor del enfermo. Muchas veces el placebo es efectivo porque el médico y otros profesionales de la salud cercanos del paciente se manifiestan en su favor y este es un gran problema. Para razonarlo lo mejor sería explicar a la persona más cercana la realidad, que el tratamiento complementario pseudocientífico va a parte y nunca puede substituir al tratamiento con fármacos. Eso sí, asegurándonos que llegue el mensaje. Parece sencillo pero no lo es, los médicos tendrían que poner más de su parte porque me he dado cuenta que los pacientes los tienen como "Dioses" y a los otros profesionales de la salud no nos hacen ni caso.

      Sobre el "amimefuncionismo" que yo le llamo, desde mi punto de vista un primer paso que podemos dar es abrir los ojos a la gente que existen otras explicaciones además de su versión y dar ejemplos concretos que fundamenten nuestro discurso. Antes de atacarlos directamente porque muchas veces esto solo hace que se reboten, la táctica de explicarles de forma agradable y sin perder el respeto otras explicaciones a la observación sesgada que plantean pienso que es una buena opción. En algunos casos seguirán con la suya, pero en otros les habremos ayudado a mirar en otra dirección con más rigor científico.

      Eliminar
    10. Acabo de leer el post de José Ramon Alonso sobre el placebo y está genial! Muchas gracias Laura por compartirlo. Desconocía la explicación fisiológica del efecto placebo y tiene mucho sentido después de haberlo leído. Siempre que leo algo sobre este tema no deja de sorprenderme.
      En relación a los placebos de la homeopatía, aromaterapia, flores de Bach y afines los podemos ir combatiendo consiguiendo que la ciencia llegue cada vez a más gente y si es en edades tempranas mejor que mejor, el cómo ya es un tema más complejo. Ya lo dijo Carl Sagan hace tiempo. Vivimos en una sociedad cada vez más tecnificada, pero la gente cada vez tiene menos cultura científica, esa es una fórmula para el desastre.

      Eliminar
    11. Tu caso Dolores me ha recordado algo que paso hace un par de años.

      Mi padre tenía problemas circulatorios (debidos a la azúcar) y también problemas en la piel (carcinoma). El caso es que simples heridas se le infectaban y eran muy difíciles de tratar (pasaba largas temporadas en el hospital).
      Cuando la infección se le generalizaba lo pasaba francamente mal y por supuesto le deban medicación para el dolor. Él pedía más porque los picores no se le pasaban, pero el exceso de medicación lo atontaba. El problema se agravaba por las noches.
      Mi hermano no dejaba de intentar convencerle de que la pastilla que se tomaba por la noche era porque se ponía nervioso (pero obviamente no puedes hacer razonar a una persona enferma de que está obsesionada).
      El caso es que le dije a mi hermano que le cambiara la pastilla por sacarina. Lo dijimos en el hospital por si era una bestialidad. Nos dijeron que probáramos a ver si funcionaba.

      Funcionó! Seguía durmiendo razonablemente bien por las noches y al día siguiente estaba menos atontinado.

      Por desgracia eso no curó sus infecciones.


      Cuando Gaspar ha dicho que conozcamos los mecanismos yo no he pensado en conocerlos a un nivel neurocientífico (desde luego eso sería muy útil), yo he pensado en lo que acabo de contar. Yo conocía que el efecto placebo funcionaba, mi hermano detectó un problema que quizás se podía solucionar con dicho efecto y lo probamos, obviamente consultando con especialistas. Creo que eso es conocer el efecto y usarlo adecuadamente (al menos yo tengo la sensación de que hicimos lo correcto). Por cierto a mi madre solo se lo dijimos cuando mi padre había fallecido.

      Termino con una pregunta, desde la rabia:
      ¿Qué creéis que hubiera hecho si un hijo de puta hubiera intentado sacar dinero del dolor de mi padre cuando nosotros lo solucionamos con una simple pastilla de sacarina?
      Como bien ha contado Laura, es muy fácil y barato preparar un placebo "el secreto es que el enfermo no lo sepa"

      Saludos

      Eliminar
    12. Hola a todos, hola Dolores.
      yo creo que has dicho algo muy interesante: "no estamos acostumbrados a enetender las cosas de ciencia a la primera". Si eso te pasa a ti, con tu formación en químicas imaginate la de veces que le ocurre a la gente sin formación. Y cuando algo no se entiende solo hay dos opciones: o te lo crees o lo investigas. Investigar lleva mucho tiempo y esfuerzo y hay que tener mucho interés para hacerlo. Si la información está formulada en un lenguaje que parezca cientifico para mucha gente es suficiente y de eso se aprovechan.

      Eliminar
    13. En efecto @2qblog, cuando hablaba de los mecanismos lo hacía en el sentido del ejemplo que has puesto. De hecho, en cierto modo creo que el efceto placebo puede enfocarse como un ejemplo sutil de lo que Goldacre denomina la comercialización del sentido común. Parece claro que lo que hace funcionar al efecto placebo son los cuidados y atenciones que se presta al enfermo. Por lo que toda la parafernalia asociada a los pseudo-remedios no sería más que una excusa para cobrar por unos cuidados que son los razonables y están al alcance de cualquiera.

      Eliminar
  2. ¡Hola Andreu! ¡Qué buen resumen!
    Yo no conocía esto del Brain Gym y la verdad es que me ha molestado mucho, no porque se lleve a cabo en el colegio, que también, sino porque los profesores - los encargados de formar a las futuras generaciones - se presten a ello y ni siquiera se planteen la duda. Es más, que se fomente desde el gobierno me parece que no tiene perdón.
    Las preguntas que plantean tienen miga...
    - Adornar con palabras neurocientificas "mola". Me explico. Se nos suele enseñar a todos que la ciencia busca la verdad y que si lo dice la ciencia entonces es bueno. Por ello a la hora de vender algo, si lleva la palabras científicas, entonces es efectivo y TODOS nos los creemos. El problema viene que muy pocos saben que la ciencia no es la palabra final. Todo está sujeto a demostraciones y a buscar más algo más allá que en algún momento podrá demostrar que lo anterior estaba mal.
    - Soy partidario de motivar el escepticismo a través de la enseñanza, pero también a través de la lectura amplia, es decir, no sólo leer temas científicos, sino también pseudocientíficos, para comparar las dos visiones y aprender a dudar de los DOS.
    - Las dos siguientes preguntas creo que están relacionadas y mi respuesta es que no lo sé y que además depende de lo que se entienda por divulgación. Yo escribo y quiero pensar que divulgo. Además soy físico pero no ejerzo de ello y no divulgo sobre mi profesión sino sobre ciencia, casi siempre física. ¿Debo divulgar o cierro el blog? ¿Represento a los científicos que se dedican a ello o soy un intruso? ¿Qué es la divulgación? Soy de la opinión que cuando se habla de divulgación habría que diferenciar entre popularización, comunicación y divulgación, pero cada uno lo ve de una manera diferente.
    - Siempre he tenido la duda de qué es el sentido común y nunca lo he preguntado, ¡a ver si alguien me lo puede explicar y así doy una respuesta a la pregunta!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jorge. Como comentas, la clave está en tener muy claro que la ciencia no es la palabra final, la ciencia duda constantemente. Si pudiéramos difundir esta idea sería genial.

      Desde mi punto de vista deberíamos divulgar tod@s, siempre y cuando se haga con rigor. Para mi divulgar ciencia significa dar a conocer de una forma amena y entendible en forma y fondo el conocimiento de una determinada disciplina al resto de la sociedad y, por otro lado, denunciar el mal uso de la ciencia que hacen determinados colectivos. En tu caso, pienso que claro que estás representando a los científicos que se dedican a la física, aunque no ejerzas de ello y por ello debes seguir divulgando.

      Muy buena tu última pregunta. Para mi el sentido común es lo que la gente piensa a nivel general sobre un tema en particular. El problema es que en esta forma de juzgar razonablemente las cosas lo único que importa es que la mayoría de las personas lo consideran cierto, sin ser comprobado mediante el método científico. En mi opinión la falta de sentido común por parte de la sociedad la planteaba como una falta de sentido crítico y si no se potencia nos encontraremos en que cada vez más las empresas nos venderán productos cada vez más surrealistas. El tema está en: ¿cómo mejorar este sentido común para ser más activos y menos pasivos ante todos los inputs de nuestro día a día?

      Eliminar
    2. Tomando el sentido común como lo defines, ahora tengo más dudas sobre la respuesta a la pregunta, porque todo el mundo tiene una opinión general sobre cualquier tema. Puede ser una opinión buena o mala, pero es una opinión. Mejorarlo es posible, pero sólo a base de informar bien a todos los niveles, es decir, dar la información adecuada y siendo claro y directo. Muchas veces nos creamos opiniones porque quien la cuenta la adorna con palabras y más palabras, y se enrolla tanto que al final nos confunde más.

      Eliminar
    3. Jorge, coincido completamente contigo que debemos leer y conocer tanto temas científicos como pseudocientíficos. Es imposible tratar de desenmascarar a los charlatanes sin saber qué es lo que dicen o escriben.

      Y, si te soy sincero (ya lo he comentado en otros sitios) yo me acerqué a la ciencia a través de este tipo de libros (hablo de Daniken, Andrew Tomas, Sitchin etc.) Esta gente sabe escribir muy, pero que muy bien, y te montan un escenario con cuatro ideas sueltas que tiene mucha coherencia (al menos en apariencia).

      La cuestión está en profundizar en lo que cuentan, tratar de verificarlo con otras fuentes, y no quedarse simplemente en que los atlantes construyeron las pirámides con la ayuda de naves espaciales XDD.

      Eliminar
    4. Coincido con Jorge y José Luis. Hay que conocer bien, muy bien, lo mejor posible los argumentos y, digamos.. los secretos del éxito de los planteamientos pseudocientíficos. Si triunfan, si llegan a la gente, es importante que entendamos como lo consiguen.

      Como comenta José Luis, generalmente sus libros están muy bien escritos o bien pensados (sus webs ya son otro tema ;-) y plantean todo un cuerpo coherente y accesible para el público general que resulta convincente. Claro, nosotros no estamos en igualdad de condiciones. Tenemos que cumplir "las reglas del juego", no podemos simplificar hasta el infinito una explicación o introducir elementos que no se ajusten a la verdad para hacer más atractiva una explicación. Pero ahí es dónde precisamente los grandes divulgadores (sean o no científicos) juegan un papel muy importante. Son el puente entre la aridez de la actividad investigador y la gente de la calle.

      Por otra parte otro problema al que nos enfrentamos es que no siempre es fácil profundizar (incluso para nosotros). No siempre disponemos los medios o el tiempo para digerir la ingente cantidad de información que nos inunda. En este sentido coincido con @guardiolajavi en la necesidad de figuras de autoridad que puedan servir como referente y simplificar el proceso de comunicación a población.

      Eliminar
    5. ¿Qué es el sentido común? Buena pregunta.

      Para mi creo que es una cosa distinta de lo que es para el resto (creo que muchos lo ven como algo innato al ser humano y que sería como una intuición sin corromper que tenemos todos dentro). Yo creo que el sentido común es hacer lo más lógico en cada momento.

      Pero ¿qué es lo más lógico? aquí también creo que no contesto lo mismo que otras personas. Lo más lógico para mi es dejarse llevar por la pasión, por la emoción, por la intuición... pero siempre con un sano criterio crítico, es decir, sabiendo que todas esas cosas son subjetivas y pueden fallar.
      Pero, ¿qué hacer cuando dudamos o cuando se encienden lucecillas de alerta en nuestro interior (por ejemplo porque vemos que hay voces discordantes)? pues que debemos de empezar a aplicar el mejor proceso inventado por el hombre: la experimentación.
      Cuando experimentamos alcanzamos grados de certeza nunca alcanzados por la intuición y por eso, ante la duda, tenemos a la Ciencia.

      No creo que sea de sentido común (visto desde mi perspectiva) ninguna de las dos cosas que he leído, si no las explicamos con más concreción:
      · ¡Compruébalo tu mismo! (lo que no sabes por ti, no lo sabes)
      · Las figuras de autoridad
      Lo primero no me gusta porque es imposible de hacer (no lo podemos experimentar todo) y por ello debemos de confiar en alguien/algo, pero no me gusta la idea de figuras de autoridad, me gusta más la idea de que la autoridad la tienen los datos. Por lo tanto, yo le llamaría figuras creíbles en un determinado momento y ámbito; pero, si encontramos que esa figura deja de ser creíble porque le detectamos fallos, debemos de asumir que debemos dejarla de lado para ese asunto en particular desde ese momento.

      No se si me habré explicado claro

      Eliminar
    6. Juan Carlos, al final sentido crítico se tiene de aprender también y creo que la única manera de aprenderlo es a través de la experiencia o por figuras de autoridad, por lo que entramos en un bucle infinito...
      En lo que estoy totalmente de acuerdo es en darnos cuenta de que, nos guste o no, somos subjetivos y podemos fallar.

      Eliminar
  3. ¡Perfecto resumen Andreu! Vamos directamente con las preguntas porque el capítulo ha quedado perfectamente resumido, lo del Brain Gym tiene tela...

    1) ¿Por qué adornar las explicaciones con información (neurocientífica) fraudulenta ...? ¿Influye en ello nuestro nivel de conocimiento...?

    Por supuesto que influye el nivel de conocimiento y bagaje formativo y de hecho es la base de que los magufos usen ese tipo de lenguaje para engañar, que el público no sabe que es fraudulenta. El ejemplo es muy simple. Si a mi padre le venden unas pastillas homeopáticas para por ejemplo, curar el cáncer, y le dicen que se ha demostrado científicamente que son antiproliferativas y citotóxicas y que actúan inhibiendo la actividad de una proteína que es causante del cáncer y que se llama la guardiana del genoma por su importancia...puede que a mi padre le convenzan. A mi no, ya que por mi bagaje se que eso no existe aún y si me lo dijera iría por ejemplo a www.clinicaltrials.gov y miraría si ha habido ensayos clínicos en humanos o si está aceptado por la FDA. El bajo bagaje formativo es la clave de su engaño.

    2) La sociedad en general tiene respeto ante la ciencia....

    El escepticismo viene de cierta forma con la persona y creo que es algo muy difícil, aunque posible, cambiarlo. La clave para aumentar el nivel de escepticismo es la educación, la lectura, el aprendizaje. Por ejemplo si a la gran mayoría de científicos y lectores asiduos a blogs y demás nos intentan vender una power balance o nos dicen en la TV que el cáncer es causado por emociones negativas, no nos lo vamos a creer. ¿Porqué? tenemos la educación, las herramientas, y las GANAS, de contrastar esa información en diferentes medios fiables (Internet no lo es hablando de forma general, pero ciertas webs si). El problema de hoy en día es la falta de ganas de contrastar como ya dije la semana pasada, de hecho, lo más difícil es fomentar esas ganas, porque va en contra de la comodidad tan común hoy en día.


    3) ¿Quién debe divulgar ciencia?

    Todo aquel que sienta la necesidad de hacerlo. Un ciudadano de a pie que se informe en fuentes fiables y sea consciente de los problemas de la falta de rigor de hoy en día, puede intentar a su manera divulgar ciencia y puede salir muy bien. De hecho, muchas veces la divulgación de los expertos deja mucho que desear en cuanto a acercarla al público de un modo comprensible.

    4) ¿La gente que divulga nos representa dentro de nuestra profesión? ¿Esto puede cambiar la imagen que tiene la sociedad sobre la profesión?

    Depende, la gente que divulga es un mundo amplísimo. Por ejemplo a mi me representa Salvador Macip, a otros les representará más JM Mulet, pero sin embargo, a todos nos representan en relación a pensamiento crítico y objetividad, los valores básicos de la ciencia.

    Si puede cambiar la imagen en el sentido de que dejen de ver a los científicos como un mundo aparte e incomprensible que trabajan para la sociedad desde la sombra, y que nos vean como un sector cercano y comprensible donde pueden certificar.

    5) ¿La falta de sentido común por parte de la gente creéis que influye en que determinados colectivos se atrevan a vendernos productos...

    La respuesta a esta última pregunta es obvia, SÍ. Y como en la primera pregunta, es la base de que intenten el engaño, que saben que de forma general van a creerlos sin contrastar información. ¿Solución? Educación, enseñar a buscar información relevante en fuentes fiables, identificar las claves de un lenguaje destinado a engañar, o incluso quizá preguntar a amigos/compañeros involucrados en el mundo científico para que les ayuden a buscar información, pero en resumen, educación.

    Luego más adelante contestaré a Ununcuadio que plantea una situación personal muy interesante pero que no tengo tiempo de contestar ahora. :)

    @ScyKness - www.scykness.wordpress.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comparto tu punto de vista Javier! Aprovecho para felicitarte por tu fantástico blog :)

      Eliminar
  4. Buenas....yo no he leído el libro, tengo ganas pero no me da la vida para todo.

    Voy a contestar a lo de la divulgación. Como bien dice Javier, todo aquel que se informe y sepa como transmitir esa información puede divulgar. No estoy de acuerdo con que haya popularización, comunicación y divulgación, para mi es divulgación de distintas "tallas" y a ella hay que ajustarse.

    Si divulgas para tus compañeros de especialidad comunicándoles los resultados pormenorizados de tus investigaciones será divulgación talla XXL y si es para niños a los que quieres contar dos conceptos básicos que se les queden y les provoquen curiosidad será XS...en medio está la divulgación para gente como yo, licenciada en Historia, con mucha curiosidad, muchas lecturas y ganas...eso sería M. Cuando das una charla o escribes un post debes pensar a quién se lo estás contando, si es que tu intención es llegar a alguien. Si lo escribes porque te apetece hacerlo y es para ti entonces da igual.

    Las pseudociencias llegan al público porque han conseguido ganarle la batalla a la ciencia en algo tan básico como la transmisión del mensaje. Las pseudociencias "llegan" al público, emocionan y conectan....la ciencia no. Por alguna extraña razón ha decidido que la subjetividad y el asombro no son lo suficientemente buenos para comunicar su mensaje y por eso no llega al público. Mientras eso no cambie, tiene perdida la batalla contra las pseudociencias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Moli: creo que te va a gustar este libro. Coincides bastante con lo que opina Goldacre en próximos capítulos: que tenemos mucho que aprender de cómo la pseudociencia atiende a sus pacientes ;)

      Eliminar
    2. Estoy muy de acuerdo contigo Molinos. Las pseudociencias llegan a la gente desde el corazón, mientras que la gente ve la ciencia a otro nivel y el reto está en que sin perder el rigor llegue al público y para ello debemos adaptarnos a quién va a leernos cuando hacemos divulgación científica. Mirad por ejemplo la estrategia que ha utilizado la homeopatía recientemente de utilizar PowerPoints de Paulo Coelho para anunciar sus productos...

      Eliminar
    3. Creo que sabes que estoy completamente de acuerdo contigo en el fondo.

      Pero hoy has sido un poco injusta al decir que la Ciencia "ha decidido que la subjetividad y el asombro no son lo suficientemente buenos para comunicar su mensaje", ¡eso está cambiando! (y no lo digo por los últimos dos años, creo que se está trabajando como mínimo desde hace 10 años en España para cambiar y ahora se están empezando a recoger los frutos). Algunos cabezas cuadradas todavía no saben que tienen que emocionar a su público, pero creo que ha comenzado una avalancha que acabará "matando" al que no se deje arrastrar.

      Nota: Que nadie lea mal este comentario, no es que yo diga que la Ciencia tiene que hacerse subjetiva, es que la transmisión de sus conocimientos debe de ser subjetiva, buscando tocarle la fibra sensible a cada una de las personas que nos escuche.

      Eliminar
    4. Tienes razón en que está cambiando pero no lo suficientemente deprisa y siempre hay quejas de todo tipo en cuanto la divulgación se sale un pelín de la estricta objetividad y no voy a dar ejemplos pero la red está llena de ellos "eso no esexactamente así" o "como has podido decir que era un micifú si era un gamusino de la especie no se cuantos" y no se dan cuenta de que así es como se pierde, como no se alcanza a la gente.

      Aunque sea horrible autocitarme no sé si habéis visto este post que publiqué en el Cuaderno de Cultura Científica en el que contaba como había llegado yo a enterarme de todo lo de Philae y colgué el video de David Delgado artista residente en la NASA y que explica esta idea fenomenal.

      A ver si os gusta.

      http://culturacientifica.com/2014/12/08/la-ciencia-pasion-asombro-y-curiosidad/

      Eliminar
    5. Insisto, está cambiando. Se a lo que te refieres, y conozco personas que no permiten que te salgas ni un pelín, pero creo que son los menos y algunas veces me enfrento a ellos (por cierto, tu post es muy bueno).

      Es cierto que los que nos dedicamos a enseñar ciencia (o divulgarla/comunicarla.. yo creo que todo es lo mismo) tenemos mucho que aprender, pero creo que son muchos los que han entendido que tienen que emocionar (aunque quizás no sepamos todavía como hacerlo, quizás no podamos porque las condiciones son adversas -por ejemplo clases masificadas con alumnos que están allí por imperativo legal-, quizás...).
      ¿Sabes una cosa qué creo que todavía no se ha aprendido? que la Ciencia habla de evidencias y que la intuición nos engaña en algunas ocasiones, esas dos cosas creo que deben de aceptarse todavía (por ello son las más recurrentes en mis post, comentarios...)

      Creo que tus post y tus ideas son fundamentales para los que nos dedicamos a enseñar (divulgar/comunicar...) Ciencia. Pero creo que se está haciendo un gran esfuerzo por mejorar y que es de justicia reconocérselo a la gente.

      Nota: estoy completamente de acuerdo en que no lo estamos haciendo lo suficientemente deprisa. ¡Son tantas las "guerras" abiertas! Pero estoy esperanzado de que sobreviviremos y ganaremos la batalla.

      Eliminar
  5. Andreu, no. Esto no se puede llamar resumen. El capítulo me ha sabido a poco y tú lo has elevado a otro nivel. Gran trabajo.

    Claro que influye el bagage y yo añadiría la vergüenza. Cuando no sabes algo lo normal debería ser ponerlo de manifiesto e intentar comprenderlo. Pero es más sencillo o menos costoso mirar para otro lado, disimular y creértelo

    Como dice Javier, todos son buenos divulgadores a priori. Alguien con pocos conocimientos de un tema puede explicar algo que haya entendido mucho mejor que un experto a otra persona inexperta.

    La imagen de que la sociedad tiene de una profesión no cambia fácilmente por un representante, es más fácil que cambie por una serie o una película de éxito, desgraciadamente.

    El poder asumir el control de unas decisiones y preferir acudir a "expertos" delata el poco interés social por aprender o simplemente interpretar lo que sabemos. Es más fácil "creer" y pagar. No sé como se podría cambiar.
    Tengo otro ejemplo que puede venir al caso, los anuncios de gente famosa vendiendo cualquier porquería llevados a las noticias. Eso de que paren el telediario y te vendan algo como que es la leche poniendo un cartelico pequeño para que lo diferencies me pone malo.
    Pues así veo yo la intrusión de las pseudociencias en la ciencia, nos van metiendo mierda y luego ya no hay que se le aclare a la gente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ostras!, qué buen ejemplo lo de la publicidad. Me lo quedo xD

      Eliminar
    2. Gracias Santos por tus palabras. Lo del bagaje lo comentaba porque muchas veces quien difunde las "bondades" de un determinado producto que no se sustenta en argumentos sólidos tiene muchísima formación y me sorprende esta actitud. Claro que la mayoría de veces supongo que hay un interés económico por el medio y entonces lo más sencillo es disimular y creértelo como muy bien comentas. La clave está en las ganas de seguir aprendiendo siempre, documentarse y contrastar la información.

      Estoy de acuerdo en que todos somos potenciales divulgadores. Para conseguirlo con éxito habrá que hacerlo a través de una forma que llegue el mensaje y contribuir a que la ciencia esté al alcance de todos.

      La gente va a lo práctico y despertar el gusanillo a la gente por aprender por su cuenta no es tarea fácil. Una idea que surgió la semana pasada y que me parece una gran iniciativa es empezar a hacer divulgación científica a partir de aquellos temas que despierten interés a la gente. La verdad es que es un gran reto...

      El ejemplo que comentas de utilizar a gente famosa vendiendo un determinado producto tiene mucho impacto. En el campo de la alimentación por suerte ya no se permite que sean los profesionales de la salud los que aparezcan en los anuncios, aunque aún queda mucho por hacer.

      Eliminar
  6. Hola a todos,
    Voy fatal de tiempo y lo malo de entrar ahora es que me he tenido que leer todos vuestros comentarios, y digo "he tenido" cuando quiero decir "he querido" puesto que son interesantísimos. Intento ir un poco al grano pero el tema me parece muy muy complejo.
    1) Por supuesto que influye, cuanta menos ciencia sabes más te impresiona la terminología científica y cuanto más incomprensible más importante parece. El hecho de que se valgan del lenguaje científico para timar me da mucha rabia. No sólo atacan la ciencia vendiendo cosas sin sentido sino que encima se aprovechan de la ciencia para hacer daño a la gente. Bufff…. eso me puede.
    2) Motivar a la gente a ser más escéptica es igual a motivarla a ser más desconfiada y es muy complejo. Dado que los magufos se expresan en lenguaje científico, ¿tienes que pedir a la gente que no entiende de ciencia que sepa distinguir cuando le hablan en plan magufo de cuando no? ¿les pides que desconfíen en general de lo que les suene a ciencia? Es muy difícil. Sin embargo, el gran Carl Sagan en el libro La ciencia y sus demonios daba algunas claves para construirse un detector de estupideces. De verás que siento el spam pero en este artículo hablé y transcribí fragmentos del libro que valen mucho la pena.
    3) Divulgan los enamorados de la ciencia que quieren acercarla a los demás de la mejor manera. Por eso, cada uno dentro de sus capacidades y posibilidades, trata de hacerlo lo mejor posible, no decir falsedades y expresarse de la forma más adecuada al público al que se dirige. Divulgar es un placer pero creo que se divulga para alguien y por eso es necesario que se emplee la forma más idónea de llegar a ese alguien. Evidentemente, hablar es muy fácil, lo malo es que en el fondo uno es egoísta y pesa más la forma que te gusta a ti, véanse mis macroentradas.  (y no, no entremos otra vez en la extensión de los posts) Pero, en definitiva, al igual que Moli, yo no creo que haya distinción entre comunicador, divulgador y popularizador. Todo es divulgación, pero debe ser tan variada en temáticas y niveles como variado es el público.
    4) Yo no represento a los físicos, simplemente hablo de física y de historia de la física. Lo que sí creo es que a través de las distintas biografías que he ido escribiendo, han salido personas muy diversas y muy alejadas de un físico tipo.
    5) falta de sentido común, la comodidad de no hacer ningún esfuerzo extra y la maravilla de las cosas mágicas, hace que cada día se vendan más tonterías de estas. Sin ir más lejos un compañero mío, físico, de cincuenta años, se empezó a tomar leche de yegua para estar más joven….

    Nos seguimos leyendo,
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Respecto a las preguntas que haces en el punto 2, pienso que lo ideal sería enseñarles a que desconfíen de todo: de lo magufo y de lo científico. Creo que así se les "resetaría" la manera de pensar y podrían empezar a ver las cosas con otra perspectiva y a buscar la verdad por ellos mismos.

      Eliminar
    2. Señores: creo que Laura al final no ha puesto el enlace a la anotación de su blog que menciona, lo hago yo porque no tiene desperdicio:

      Una vela en la oscuridad: https://losmundosdebrana.wordpress.com/2013/07/10/una-vela-en-la-oscuridad/

      Eliminar
    3. Jorge, no estoy de acuerdo con lo que de que hay que buscar la verdad por ellos mismos. Creo que es poco juicioso dudar de todo, creo que debemos de estar alerta y mucho mas si vemos algún tipo de discrepancia, pero no podemos solo confiar en nuestro juicio. Creo que el criterio de autoridad no está en nuestro juicio y tampoco en los científicos; quizás no esté en ningún sitio pero yo creo que está en las evidencias experimentales.

      Por otro lado, gracias José Luis (si faltaba el enlace).

      Eliminar
    4. Puedo estar de acuerdo contigo en que es poco juicioso, pero no creo que el criterio de autoridad esté en las evidencias experimentales. Creo que ya puse este ejemplo el año pasado, pero lo vuelvo a sacar. Cuando BICEP 2 publicó sus resultados muy pocos científicos se mostraron escépticos (hubo algunos). ¡Y eran evidencias experimentales! Gracias a la duda que se generó por parte del algunos, se empezaron a buscarle los peros a los resultados y ahora estamos esperando nuevas evidencias. Si todos nos lo hubiéramos creído porque eran resultados experimentales entonces habríamos acabado equivocándonos.
      No sé si lo he expresado bien.

      Eliminar
    5. Se a lo que te refieres, pero sigo opinando lo mismo. Esos datos podrían no ser correctos y para eso está en la Ciencia la comprobación por otros equipos y experimentos.

      No creo que invaliden mi posición, solamente me obliga a ser más correcto al formularla: "evidencias experimentales suficientemente contrastadas".

      Y a eso le otorgo el criterio de autoridad porque es a eso a lo que se tienen que someter teorías y científicos (si se precian de serlo)

      Eliminar
    6. No esperaba convencerte, si no estaría usando un criterio de autoridad. Me gusta el matiz que le has dado "suficientemente contrastados". Además, ahora estaba leyendo y he visto algo que me hace replantearme toda la discusión y mi manera de pensar:
      La ciencia no es solo hechos y escepticismo, sino también audacia e imaginación. La especulación forma parte de la empresa científica. aunque, por supuesto, hasta que no reciba respaldo experimental, una especulación no pasará de ser una especulación.
      Lo he visto en El lado oscuro del Universo de Alberto Casas. Tengo que reflexionar sobre este aspecto antes de meterme en más discusiones.

      Eliminar
  7. Gracias Andreu por el magnífico resumen! Y me apunto el consejo nutricionista de Michael Pollan! Me ha hecho gracia :)

    Después de leer vuestros interesantes comentarios, veo que no tengo mucho que aportar, pero lo intentaré igualmente, aunque me repita.

    Lo más destacado que he encontrado del capítulo, es lo detestable que resulta que las estupideces sean patrocinadas por el estado y se distribuyan desde los lugares donde el sentido crítico debería ser la base de la educación...

    Otra cosa que me gustaría destacar de la “gimnasia cerebral” es la mezcla de sentido común y estupideces, y que con ello (al menos en la parte de sentido común) llegan a convencer de su funcionamiento, lo que llama Goldacre “proceso de profesionalización de lo obvio”.

    Sobre las preguntas que planteas:
    1.- Estaría tentada de contestar que sí, si no fuera por casos en que expertos (químicos concretamente) creen en pseudociencias (homeopatía para ser exactos) relacionadas en su campo. No lo entiendo. Tal vez, además del bagaje formativo se necesite sentido crítico, que es más difícil de enseñar.
    2.- Puede que devolviendo ese bombardeo en forma de escepticismo, planteando dudas respecto a las noticias.
    3.- Lo ideal es que quien lo haga, lo haga con pasión y que pueda llegar a emocionar. Pero cuanta más divulgación de calidad haya mejor.
    4.- … no lo sé. Estoy atenta a vuestros comentarios.
    5.- Tengo el mismo problema que Jorge sobre la definición de sentido común. Pues pasa que es cuestión de intuición la pertenencia o no a esta categoría. Y no me parece una buena base la intuición.

    P.D.: Dolores y JC, he leído vuestros comentarios de ayer viernes (del capítulo anterior) y no sé cómo lo soléis hacer, ¿os contesto allá o me espero a que vuelva el tema en este o en próximos capítulos? Es muy posible que vuelva el tema, por lo que tampoco tengo prisa. Además también tengo ganas de contestaros por aquí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy contigo, además de la formación se necesita sentido crítico. Dudar de todo es algo que, al menos a mi, me hace sentir bien. Me anima a buscar más información y cuando la busco, además de solucionar mis dudas (y crearme nuevas) aprendo. Y creo que no hay nada más bonito que aprender.

      Eliminar
    2. Contxi, no tengas problemas en seguir los debates de capítulos anteriores en sus respectivas entradas, que llegue el siguiente resumen no significa que haya que parar los debates de los anteriores (recuerdo que Dolores estuvo el año pasado comentando tela de tiempo... ;)

      En serio, no hay ningún problema y además creo que en este libro será un recurso que deberemos seguir a menudo...

      Eliminar
    3. ¡Gracias! Acabo de responder :)

      Eliminar
    4. xDDD uy, y no seguí comentando en Bryson por falta de tiempo... y porque ya me pareció inadecuado comentar 6 meses más tarde. Pero ahí seguí por Twitter con Jorge (@acc_science)

      Eliminar
  8. ¡Madre mía! Ni entrando en Sábado llego a tiempo. ¿Y ahora qué digo yo?

    Enhorabuena por el resumen, además cómo creo que eres nuevo ¡BIENVENIDO! y muchas gracias.

    La verdad es que he entrado con cierta prisa por una retaila de tuits que he podido seguir sobre si los divulgadores representan a la ciencia, o no. O ¿Quien nos representa? O.. ya me gustaría a mi tener el pelazo de Punset.

    El caso, los divulgadores, de todas las tallas o colores, no representan a nadie, tú te puedes ver más o menos identificado con uno o con otro pero no representan a nadie.... pero.... PERO. Esto es válido para nosotros que tenemos, aunque no siempre, una opinión formada, o un detector de "cosas raras".

    Quiero decir lo que nosotros podemos tener claro sobre la falacia del "experto", porque lo diga alguien no tiene por que ser verdad aunque lo diga Stephen Hawking. Pero el problema con esto es que la necesidad del experto es patente, yo no tengo porque saber de todo, y es más no quiero saber de todo. Necesito confiar en lo que me dicen. ¿Qué quiero decir con esto?

    Lo que más daño puede hacer a la ciencia es un médico que recomiende y confíe en la homeopatía ¿Por qué? Porque es médico. Es decir, creo que necesitamos unos referentes con garantías. En cuanto a la divulgación, nadie representa a nadie, pero necesitamos ese representante que llegue a todo el mundo, y que todo el mundo confíe en él. Como he dicho muchas veces necesitamos un Brian Cox español que esté hasta en la sopa, que las televisiones estén deseando llamar para pedirle su opinión, aunque sea sobre la entrada de Kiko Rivera en GHVIP. ¿Por qué? Porque así tendremos una opinión en la que más o menos podremos confiar. Nosotros seguiremos sabiendo que porque lo diga Brian Cox no tiene que ser verdad, pero ya le ayudaremos a ver su error (si llega el caso). Lo que dice Jordi Évole va a misa. Los programas que hace tipo documental Friker Jiménez llegan a la gente. Por eso necesitamos a un representante de ese nivel. ¿Nos representará? No, pero nos haremos los despistados. Porque poco a poco llegará a la gente que hay otra forma de pensar y que hay un tío, que es sexy y lo sabe, que siempre está cuestionando a los demás y es que además tiene razón. Por supuesto también vale una mujer, no me vayáis ahora a tachar de sexista, que está la cosa "mu" mala.

    Ya no sé que iba a decir más, cuando vuelva a releer todos los comentarios, porque cada vez que entro los tengo que leer todos prometo hablar de otra cosa.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo con que necesitamos un Brian Cox, pero no creo que sea la solución. El ejemplo es el Brain Gym que viene del Reino Unido y Brian Cox es una superestrella allí. El problema es que si las "autoridades" fomentan algo ya podemos tener a Bill Nye, Neil de Grasse, Brian Cox y a Punset juntos...

      Eliminar
    2. Tienes razón, igual me he salido mucho del tema. De hecho en el país de Neil Tyson tienen un nivel de creacionismo brutal.
      Pero ¿Será predicar en el desierto? ¿Siempre se divulga para conversos?
      Que dudas me generas más inquietantes. I hate you :)

      Eliminar
    3. Eso que dices lo he vivido yo en primera persona. Un médico al que conozco desde hace mucho tiempo y en quién confío me recetó una vez homeopatía para una cosa de poca importancia. Al leer el envase de las pastillas y darme cuenta de lo que era me sorprendí a mi misma pensando por un momento que si él me lo había recetado a lo mejor es que la homeopatía era más efectiva de lo que yo creía. Ahora, al leer los primeros cometarios he caido en la cuenta de que a lo mejor su intención era utilizarlo como placebo. Acaba de mejorara mi opinión sobre él!! ;-))
      La moraleja es lo peligrosas que resultan las pseudociencias en manos de especialistas, ya sean medicos, fisicos, biologos, ingenieros o profesores. Quién no recuerda la dieta del doctor Dukan?

      Eliminar
    4. Todos vuestros comentarios son muy interesantes, y me pasaría el rato contestando, “sí, estoy de acuerdo” :(... por lo que mejor cojo un tema en el que crea que nadie ha dicho lo que pienso (aunque con tanto comentario, tal vez se me haya pasado).

      Javi, es imposible no caer en la “falacia del experto”. Está muy bien el poema de “Bertolt Brech” (“Loa del estudio”) al que hace referencia Andreu, pero tal como dices, no se puede saber de todo, y hay campos demasiado complejos como para aprenderlos en un fin de semana. La única solución que tengo para este dilema, es la de no fiarme de un solo experto, sino lo que se suele llamar el consenso de la comunidad científica o médica. Eso tampoco es sencillo, pero se puede llegar a ello con más facilidad que del estudio de ciertos campos del conocimiento.

      Y es en este sentido donde la divulgación es tan importante.

      Ana, no sé si la intención de tu médico era utilizar la homeopatía como placebo, pero en este caso no me parece bien. Te engañó. E hizo que ayudaras económicamente a un sector que se beneficia del engaño, y, lo que es más grave, valiéndose de la confianza que tienes/tenías en él.

      Eliminar
    5. Ana y Conxi, estoy muy de acuerdo con lo que comentáis. A mi lo que me preocupa es cuando determinadas prácticas pseudocientíficas no justificadas salen de boca de profesionales de la salud que son los supuestamente expertos. En el caso del Dr Dukan que comentas Ana, afortunadamente el año pasado lo expulsaron del Colegio de Médicos de Francia.

      Es muy difícil aprenderlo todo, pero pienso que al menos debemos ser curiosos e investigar por nuestra cuenta aquello que más esté a nuestro alcance en función de nuestra formación o profesión. Sin duda la divulgación científica es fundamental porque ayuda a "digerir" la información que de entrada es compleja y enorme.

      Me voy a ver Órbita Laika para seguir aprendiendo! :)

      Eliminar
  9. Y hablando de sexismo, ya que mi comentario es evidentemente sexista.

    ¿Os habéis dado cuenta de que todo lo venden con el sexo? Prácticamente toda la publicidad está orientada al sexo. Hasta los limpia-cristales. ¿Está mal que intentemos nosotros lo mismo? Yo creo que es inevitable, al menos con la sociedad en la que nos ha tocado vivir. Con nosotros me refiero a la divulgación de la ciencia. Necesitamos alguien que reclame el pensamiento crítico, y que además sea sexy y lo sepa. ;).

    No darme muy duro por favor. Es que lo pienso y no lo puedo evitar. Pero yo os quiero a todos y todas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, muy bueno Javi. Pero lo que dices no está tan desencaminado. Creo que, como dice Molinos más arriba, el principal problema es que el mensaje de la ciencia no llega como debería, por eso no estaría mal emplear todas las técnicas de mercadotecnia (que las hay, y muchas) para lograrlo.

      En este sentido, el programa Órbita Laika creo que va por este camino: no es ciencia pura y dura, se basa mucho en el chiste fácil, pero puede ser un buen mecanismo para llamar la atención...

      Eliminar
  10. Estupendo resumen Andreu, casi no hubiera hecho falta leer el capítulo para poder seguir el debate perfectamente.

    1. Respecto a la primera cuestión, creo que la explicación tiene que ver con nuestra tendencia a pensar demasiado rápido sin pararnos a comprender lo que estamos leyendo/escuchando. En esto también influye nuestro bagaje cultural: unas pocas palabras técnicas (que no nos molestamos en comprender porque nos requeriría mucho tiempo/esfuerzo) rápidamente nos confunden y asociamos “algo que no entendemos” con algo “culto” o “científico”. Es la tan manida tendencia a pesar que la ciencia es enrevesada y sólo apta para mentes preclaras.

    2. La eterna lucha. Creo que formar a los científicos para que expliquen de forma más clara y comprensible su trabajo (fuera de las responsabilidades académicas claro), así como a los periodistas para que comprendan al menos conceptos básicos sería un buen paso. Resulta alarmante el “anumerismo” que nos rodea, donde está bien visto que una persona no sea capaz de realizar una simple división sin utilizar una calculadora. Es un atraso enorme.

    3. Todo el mundo. Me imagino un mundo ideal en el que la gente no sólo hablaría de fútbol, de la última burrada televisiva o de la crisis, corrupción política etc. (que no es malo en sí mismo); sino que también discutirían (sin necesidad de entrar en demasiados detalles) de los planes de llevar personas a Marte, de analizar la materia en el LHC, de cómo conservar mejor nuestro medio ambiente etc.

    Creo que la labor primordial de un divulgador es lograr que una persona sin especial interés en la ciencia (entendida como una globalidad) sienta curiosidad y se vea “obligado” a profundizar en estos temas por su propia cuenta. Eso crearía una reacción en cadena y ésta a su vez transmitiría ese interés a quienes le rodean.

    Está bien que haya científicos/periodistas/blogueros que divulguen ciencia, pero la meta es que la ciencia sea tan atrayente e interesante —y que haya una población con un mínimo nivel cultural— que ésta sea capaz de divulgarse por sí misma.

    ¿Utopía?

    4. No he entendido bien esta cuestión.

    5. Está claro que los charlatanes tienen tanto éxito porque hay un nicho para ese “mercado”. Una sociedad relativamente culta no caería tan fácilmente en estupideces del tamaño del brain gym; pero lo que más me ha sorprendido es que sean los propios profesores los que decidan darle carta de veracidad enseñándolo en las escuelas (aquí habría que analizar cuál es el verdadero motivo de esa sumisión: cuestiones económicas, imposiciones etc.). Como dice Goldacre de forma contundente “los niños están predispuestos a aprender de los adultos y, en concreto, de sus maestros y maestras. Son esponjas de información, de modos de ver, y las figuras de autoridad que les llenan la cabeza de sinsentidos están allanando el camino para toda una vida de explotación”.

    ResponderEliminar
  11. Acabo de ver que no hay “dueño” para el resumen del próximo capítulo. Si queréis lo puedo hacer yo. El próximo fin de semana lo tengo totalmente ocupado, por lo que al menos podré participar en algo.

    ResponderEliminar
  12. Muchas cuestiones. No sé si seré capaz de aportar algo nuevo a lo ya dicho.

    ¿Por qué adornar las explicaciones nos seduce?

    El mago engaña y seduce con la distracción de la atención. Lo mismo ocurre en todos los campos. Engañar es más fácil si seduces al engañado diciéndole lo que quiere oír. Los expertos en engañar lo saben. Adornar la pseudociencia de ciencia es puro adorno. Hay muchos adornos, y ese es uno de ellos.

    ¿Influye en ello nuestra formación?

    Un buen mago puede engañar a cualquiera, incluso al mejor mago del mundo. Como todos sabrá que hay truco. Pero necesitará un análisis profundo y costoso para descubrirlo (si lo logra).

    ¿Cómo motivar a la gente para que sea más escéptica y crítica?

    Mucha gente es vaga. Tiene que haber más cultura del trabajo. La actitud escéptica requiere trabajo. No basta con la formación y la educación. Todos preferimos los fácil, evitar el esfuerzo. Motivar a la gente a trabajar más sin mayor beneficio no es posible. En cualquier caso, lo mejor es mostrar ejemplos. Mostrar que unas pocas ideas básicas son suficientes para ver la gran mayoría de los engaños pseudocientíficos. Aún así, a todos nos pueden engañar, por muy escépticos que queramos decir que somos.
    ¿Quién debe divulgar ciencia? ¿La gente que divulga nos representa dentro de nuestra profesión? ¿Esto puede cambiar la imagen que tiene la sociedad sobre la profesión?

    Como dicce Laura, todo el que tenga la pasión por hacerlo. Un divulgador no representa a nadie más que a sí mismo. No es cierto que divulgadores británios tan famosos como Brian Cox o Jon Butterworth (por mencionar dos que trabajan en el CERN) representen a todos los físicos británicos (¿representan a Fabiola Gianotti, por ejemplo?. Y ni mucho menos al científico promedio. Como dice Laura cada uno nos representamos a nosotros mismos.

    Yo soy físico, no soy biólogo. Luego cuando divulgo de biología meto la pata una y otra vez. ¿Importa? No, todos metemos la pata. Incluso al divulgar de física meto la pata muchas veces. Tiene que ser así. ¿Represento a los biólogos? Siempre digo que soy físico para evitarlo. ¿Represento a los físicos? No sé, no estoy seguro, pero creo que no. Al menos no debería.

    ¿La falta de sentido común por parte de la gente... ? ¿Qué soluciones creéis que serían las más oportunas?

    No creo que a la gente le falte el sentido común. Más aún, no existe un sentido común, hay muchos sentidos comunes. ¿Soluciones a la falta de sentido común? Creo que te refieres a ignorancia o formación, más que a sentido común. Por supuesto, se requiere más educación. La divulgación ayuda, pero no es un sustituto, ni debo pretender serlo.

    Francis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta el ejemplo del mago. Gracias!, lo explica muy bien (y lo dice quién fue víctima en el Naukas-Bilbao)

      Eliminar
  13. No me ha dejado publicar el comentario completo. Continúo...

    Dice Dolores (Ununcuadio): "Estoy acostumbrada a que en ciencia no entiendes todo a la primera, así que registras una serie de información que luego por medio del estudio puedes llegar a comprender". Y luego pregunta: "¿Os parece bien usar las pseudociencias como placebo? ¿Cómo razonar el efecto placebo con alguien que no puede razonar?"

    No es posible usar como placebo todo lo pseudocientífico. El placebo es el trato al paciente. La empatía, el cariño, la cercanía y la confianza con la que se ofrece el placebo al paciente. Y sobre todo la seguridad que se transmite al hacerlo. "Esto te curará con toda seguridad" es más fácil que lo diga quien vende homeopatía que quien vende "medicina alopática" (término pseudocientífico, por cierto).

    Laura Morron dice: "El efecto placebo funciona y creo que deberían comercializarse de alguna manera medicamentos placebo que los médicos pudiesen administrar."

    José Luis Moreno dice: "Tiene que ser un médico el que "recete" el placebo. Aún no se conoce con detalle el mecanismo neurológico del efecto placebo, pero existir existe."

    Andreu Prados-Bo introduce el "amimefuncionismo".

    ¿Os parece ético quedarse con lo "bueno" (si es que lo hay) de la pseudociencia?

    Lo bueno es el buen trato al paciente. Y eso por supuesto que debemos reivindicarlo. Todos los médicos deben dedicar al paciente todo el tiempo que sea necesario y deben hacerlo con una actitud similar a la que destilan los homeópatas. Por supuesto, en el sistema público de salud es una utopía. Pero debe haber una tendencia hacia ella, por lejos que parezca alcanzarla.

    Ana dice: "Cuando algo no se entiende solo hay dos opciones: o te lo crees o lo investigas. Investigar lleva mucho tiempo y esfuerzo."

    En mi opinión esta es la clave. El escepticismo requiere esfuerzo, mucho esfuerzo. La divulgación también.

    Javi Guardiola dice: "¿Será predicar en el desierto? ¿Siempre se divulga para conversos? Necesitamos alguien que reclame el pensamiento crítico, y que además sea sexy y lo sepa."

    Si entendemos sexy en sentido amplia estoy completamente de acuerdo (p. ej. Punset es sexy). Hay que fascinar y para ello uno tiene que estar fascinado. Hay que transmitir esa fascinación. No creo que se predique en el desierto, pero se llega a la gente fascinándola. Pocos divulgadores lo logran con éxito. Por ello es más fácil divulgar a los conversos, que ya están fascinados y no requieren la fascinación continua.
    Al público general hay que fascinarlo en todas las ocasiones. En todas. Y eso requiere mucho esfuerzo. Pero merece la pena.

    No aburro más.

    Francis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Francis, me ha encantado tu explicación de porque nos fascinamos los conversos y porque es tan difícil fascinar al público en general. Me parece de una simplicidad y veracidad pasmosa.

      PDT. Lo he observado en más de una ocasión, post que considero geniales no excitan en lo más mínimo a otras personas. De hecho intento localizar cuales son los adecuados (los que traten un tema que los fascine, utilizando tu terminología) y esos son los estoy metiendo por WhatsApp.

      Eliminar
    2. Francis, sí, por supuesto hablo en el sentido amplio del término. También decir que aunque los divulgadores no representen a nadie para la mayoría de la gente, ese divulgador destacado representará a la ciencia, a los científicos o al gremio sobre el que de su opinión.
      No tiene porqué ser malo pero será un arma de doble filo con el que tendremos que convivir.

      Eliminar
    3. Francis, me ha gustado muchísimo tu comentario y estoy de acuerdo contigo en que hace falta fascinar y a veces es difícil conocer la clave, qué le puede gustar al gran público.
      Está claro que es duro, pero también está claro que vale la pena.
      Un saludo

      Eliminar
    4. Hum..., creo que no estoy de acuerdo con lo de placebo. Parece que el hecho de dar una pastilla, y hasta el color y la forma de la pastilla puede influir en el placebo. O algo así me suena, puede que esté equivocada. Obviamente en reivindicar la atención al paciente, sí estoy de acuerdo.

      Eliminar
    5. Acabo de darme cuenta de que es el propio Goldacre el que explica el placebo xDD, remito a capítulo 4 y la semana que viene al 5 ;P

      Eliminar
  14. Hoy he estado muy liada y no creo que pueda aportar nada más de lo que habéis dicho, pero no quiero dejar de decir que esta es la forma de luchar contra las pseudociencias, ahora compartid para que llegue al máximo de personas, porque si hay algo que saben hacer muy bien las pseudociencias es difundir sus falacias. No he podido leer el capítulo de hoy, pero me ha quedado muy claro con tu resumen Andreu, he disfrutado un montón con los comentarios, ¡qué nivel están adquiriendo estas tertulias!

    ResponderEliminar